Para asignar el precio de una prenda o accesorio, lo que más nos importa es poner un  precio de mercado, sobre el cual hayan personas interesadas en comprar. Como nosotros también nos quedamos con un porcentaje de la venta, no nos interesa que el precio sea muy bajo. Pero por otro lado, si el precio es muy alto, nadie lo comprará, por lo que debemos encontrar un equilibrio.


Según la temporada en que nos encontremos y el interés que veamos por la prenda, ajustaremos el precio (ya sea haciendo promociones o descuentos) para que aumente la probabilidad de venta.


Para poner los precios nos basamos en:


  • Nuestra base de datos

Con miles de productos vendidos, es probable que el mismo producto o uno muy similar ya haya estado en nuestra tienda.


  • Mercado secundario

Observamos las plataformas de segunda mano, para ver en qué precio se están tranzando ese tipo de prendas.


  • Mercado de productos nuevos

Buscamos los productos en los mercados nacionales e internacionales. Tiendas de minoristas nacionales (Falabella, Ripley, etc.) e internacionales (Amazon, BestBuy, Target, etc.), e incluso la tienda de la marca del producto, nos entregan referencias de su valor en tienda.


  • Estado del producto

Dependiendo del estado en que se clasifica el producto, se aplica un porcentaje de descuento sobre el precio de referencia nuevo.